Pasarlo de miedo en el campo

Pasarlo de miedo en el campo

Guillermo se encuentra dando un paseo con su amigo Nicolás.– ¡Hace tanto calor en la ciudad en verano, y es tan pegajoso! – dice Guillermo- . Tengo una casa en el campo. ¿Por qué no te vienes el próximo fin de semana?– Ah, el campo- suspira Nicolás- ¿Es como una granja?– Si, digamos que si- continúa Guillermo-. Solía ser una granja hace ya mucho tiempo.– Qué bien- dice Nicolás. Cuando yo era niño, en Rusía, vivía en una granja. Había vacas y cerdos, y era como si fueran mis amigos. Será bueno alejarse de esta calurosa ciudad y estar de nuevo en una granja.– Te gustará. Es un sitio muy apacible- dice Guillermo-, bonito y tranquilo. No hay coches, ni siquiera animales.Nicolás se vuelve de repente menos cordial y se queda mirando al frente fijamente, respirando con dificultad, durante casi un minuto.– No- susurra al final en voz baja- No puedo. Gracias por tu amable ofrecimiento. Me gustaría, pero no puedo ir.¿Por qué a Nicolás le aterroriza el simple hecho de pensar en la casa de campo de Guillermo?PISTAS:– El pasado de Nicolás es significativo? SÍ– ¿Ha estado sometido a torturas o malos tratos en una granja en Rusia? No– ¿Disfrutaría visitando una granja ganadera actual? Sí.

Comentarios (3)

  • Begoña

    |

    Yo creo que le gustan mucho los animales, por eso cuando su amigo le ha dicho que ya no hay animales se le ha ido la ilusión.

    Responder

  • Elena

    |

    Hace mucho tiempo, Nicolás fue feliz de pequeño jugando con sus amigos los animales en su granja de Rusia…, hasta que llegó el HAMBRE!!!, y la granja se quedó vacía de ternera, pollo, cerdo….

    Responder

  • enigmito

    |

    Nicolás teme el silencio. Cuando estuvo en una granja durante la segunda guerra mundial, oía los sonidos que procedían del ganado. En circunstancias normales, los animales de una granja se muven de un lado a otro y hacen ruidos de vez en cuando, pero no cuando están asustados: ellos podían oír los bombarderos alemanes cuando la gente aún no los percibía, y guardaban silencio. El silencio, para Nicolás, significa que un ataque aéreo es inminente y que tendrá que esconderse en el sótano. A pesar de que han pasado muchas décadas desde la guerra, Nicolás nunca ha perdido su miedo al silencio. Esa es la verdadera historia.

    Responder

Deja un comentario